La periodista de viajes Nell Mcshane Wulfhart se ha encargado de hermosear Asunción con un bello artículo, destacándola como una ciudad fascinante que, a pesar de afirmar que es un lugar de viejos edificios en descomposición y aceras desparejas, no le gustaría simplificarlos para poder disfrutar mucho más de ella.

También resaltó nuestro idioma guaraní mezclado con el español en el habla y en los signos y reparó en la reciente infusión cosmopolita fresco visible en cafeterías y hoteles industriales. Asimismo, invitó a las personas a que la visiten, ya sea que busquen restaurantes retro de los años 50 o galerías innovadoras y almuerzos de estilo americano.

Recomendó conocer la historia oscura del Paraguay en el Museo de las Memorias, ubicado en un edificio sin importancia que alguna vez fue un centro de detención y tortura por la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989). Y, para una inmersión profunda en la cultura paraguaya, desde las artes visuales hasta las tradiciones indígenas, explorar nuestro Museo del Barro.

Además, se detuvo para apreciar nuestro conocido Mercado 4, al cual describió de esta manera:

“Laberínticos callejones llenos de puestos de venta de zapatillas falsificadas, juguetes y cualquier otra cosa que pueda necesitar: este extenso mercado, el Mercado Municipal, es un lugar para explorar durante horas y horas. Encontrarás puestos de verduras apiladas, atendidos por mujeres que cortan los granos de mazorcas de maíz o ajo pelado, y puestos de comida ahumada que sirven salchichas a la parrilla.”

Incentivó a los lectores a que se queden en una de las mesas cubiertas con paquetes de hierbas frescas y secas y habló de los yuyos como medicina herbal.  “Dígale al vendedor qué le aflige, ya sea un estómago inquieto o un dolor de cabeza, y macerarán las hierbas apropiadas con un mortero.”, continuó la columnista.

Según Nell, es posible ver la mayoría de los sitios históricos en el centro de la ciudad en unas pocas horas. Recomendó comenzar en el Palacio de los López, la sede del gobierno neoclásico, construida y nombrada después de la dinastía política del siglo XIX, dar un paseo por los parques junto al río y al Cabildo, nuestro centro cultural. Motivó, además, a conocer el Panteón Nacional de los Héroes y continuar con la Casa de la Independencia, señalándola como “una impresionante casa colonial que fue el sitio de la declaración de independencia de Paraguay”.

Esta nota publicada en New York Times nos invita a valorar y apreciar mucho más todos los caminos de nuestra querida ciudad de Asunción.

¿Y si te animás a descubrirla al 100 % con amigos un fin de semana? ¡Es una gran idea!

Fuente:

https://www.nytimes.com/interactive/2017/11/23/travel/what-to-do-36-hours-in-asuncion-paraguay.html